La riqueza de no tener: “Cuando uno consigue más de lo que necesita, quién pierde la libertad es uno mismo”

La riqueza de no tener: “Cuando uno consigue más de lo que necesita, quién pierde la libertad es uno mismo”

La riqueza de no tener:
“Cuando uno consigue más de lo que necesita, quién pierde la libertad es uno mismo”

Desde hace unos meses me propuse escribir un blog por mes. El pasado mes de Agosto tuve la gran excusa de descansar por haber nacido Kazuki. Ya estamos a final de Septiembre y no tengo nada decidido ni escrito… Los niños ocupan mucho tiempo, además del cierre del hotel y que ha coincidido con otros temas urgentes por solucionar, el tiempo pasa volando…

Este verano hemos estado viviendo en el hotel. Estábamos a la espera de adquirir una nueva vivienda y empezar la obra para hacer una casa ecológica que calentaba toda la casa con la cocina de leña. Como podéis imaginar estábamos muy ilusionados y parecía la solución de todo. Teníamos la excusa perfecta, “es que tenemos niños y necesitamos un hogar con espacio y además la casa está al lado de los abuelos…” Nos íbamos a meter en una hipoteca, cosa que está fuera de mis principios, aun haciéndolo con Triodos Bank por la mayor ética, pero era una excepción ya que la casa era una oportunidad única.

Pero las cosas se complicaron… Después de todo el trabajo, no pudimos conseguir esa casa tan maravillosa con jardín y una vista preciosa a las montañas del Valle de Arán. Cerramos el hotel y no sabíamos a donde ir a vivir. El hotel queda demasiado grande como para seguir viviendo en él cuando está cerrado con un bebé y un niño. ¡¡¡Qué hacemos!!!

Al final hemos vuelto a un pisito que no hemos conseguido vender para cambiarnos a la otra casa tan maravillosa. ¡Qué pena! O… ¡Qué maravilla!

Todo está a tres pasos, puedo cocinar, vigilar a Kazuki, que ahora tiene 1 mes y medio, y al mismo tiempo estar jugando con Daisuke de 2 años. También puedo ordenar y poner la lavadora al mismo tiempo. Aun así no me sobra tiempo, como he contado al principio ya estamos a día 26 y todavía estoy escribiendo el blog del mes siguiente que tendría que estar ya entregado para corregir. ¡Menos mal que no estamos de obras ni estamos en una casa más grande!

Lo mejor es que hemos venido a vivir aquí con lo mínimo y tienes menos que ordenar y limpiar.

Recuerdo que durante el viaje a la India todo lo que necesitaba estaba en una sola mochila, no necesitaba nada más y estaba feliz. ¿Por qué necesitamos tantas cosas una vez volvemos a casa?

Hace un tiempo leí un libro que me hizo cambiar mucho la visión de las cosas que se titula “la riqueza de no tener”. El libro dice “cuando uno consigue más de lo que necesita, quién pierde la libertad es uno mismo”.

Y así es,  pero todos nos empeñamos en tener más y más y más… La solución es tener más, o a veces hacer más, cuando muchas veces aprovechando las cosas se podría solucionar todo mucho más fácil y.. ¡Más barato por su puesto!

Vall d'Aran

Ahora estoy encantada en este pisito… Todo lo que veía negativo de este piso, ahora es positivo. Los armarios que faltaban, ahora me sobran.¡Cómo cambian las cosas cuando cambia uno mismo la forma de ver las cosas! Quería tener una casa más grande porque tenemos niños, pero me he dado cuenta que hay que tener menos cosas porque tenemos niños.Hablamos de ecología e intento vivir de forma ecológica en lo que puedo. Pero esta ocasión me ha hecho reflexionar.

Es verdad que a veces pienso que hay mucha gente que va a comprar a Mercadona y lo critico, pero algunas chicas que vienen a limpiar en el hotel son gente sencilla que viven con lo mínimo y son felices simplemente ganando para poder vivir y comer. Por mucho que vayan a comprar a Mercadona muchas veces pienso que son más ecológicas que yo que hablo de ello todo el rato. Hoy en día, la tentación está en todas la esquinas, tanto cosas tangibles como no tangibles para ir complicándonos más la vida. Todos queremos esto y lo otro, y cada vez más nos complicamos la vida sin darnos cuenta.

Lago Vall d'Aran

Si nos concentráramos en una sola cosa, no nos complicaríamos. Intentar vivir una vida más simple, tal vez por allí podemos empezar a pensar en una vida ecológica de verdad. Para esto es importante que nos paremos antes de hacer más cosas. No empezar algo nuevo cuando todavía no hemos acabado con algo que habíamos empezado antes.

Nosotros somos tan sólo el 30% de la población del mundo entero que vivimos con abundancia de las cosas, por mucho que digan que estamos en crisis (crisis que todos nosotros juntos hemos provocado). Tiramos cada día comida, ropa, juguetes,  etc… Así que el 30% de la población con recursos malgastamos el 80% de los recursos del planeta para nosotros y cada vez queda menos… Mientras que robamos comida a los pobres que se mueren de hambre, nos enfermamos por comer demasiado.

Vivimos en pleno estrés y nunca tenemos suficiente tiempo.

¿Esta falta de tiempo será que tenemos demasiadas cosas aunque estamos en crisis?

Categoría: Blog
Tag: , , , , ,